La solidaridad, una fiesta en el Yermo

 

Es la fiesta oficiosa de nuestro colegio; todo el mundo lo sabe. Cuando llega la Semana Solidaria, la Familia del Yermo (alumnos, profesores y familias) se activa en “modo cooperación” y comienza, en nuestro centro educativo, la experiencia de solidaridad por excelencia del curso. Este año, entre el 25 y el 31 de marzo; casi en la recta final de la Cuaresma, para preparar la Pascua de Resurrección.

La Semana Solidaria es también una experiencia de sensibilización y generosidad ante las necesidades de los demás, para descubrir que hay otras realidades diferentes a la nuestra, comprendiendo que otros precisan de nuestro tiempo y cuidado mediante nuestra cooperación para que tengan la vida digna que el Padre Dios desea para todos. Por medio de la solidaridad creamos lazos de hermanamiento con los niños y jóvenes de la Escuela maternal Nuestra Señora del Rosario y del Centro Santo Domingo, que las Dominicas Misioneras de la Sagrada Familia impulsan en Yaoundée, capital de Camerún. Allí irá la ayuda económica recaudada, a través de las Becas “Elikya”, que este año ha ascendido a 13.631,25 euros.

Este voluntariado de todo el colegio se ha vivido con espíritu de fiesta -porque la generosidad regala alegría a raudales-, estrechando el vínculo de familia entre todos los que integramos la Comunidad Educativa del Yermo. Así, el viernes 29, los alumnos mayores, entre 4º ESO y 2º Bachillerato, disfrutaron mucho e hicieron disfrutar a los niños de Educación Infantil y 1º Educación Primaria, al volcarse con ellos en los juegos y merienda que les brindaron. Todo un derroche de cariño y creatividad. El mismo que pusieron los chicos de. 3º ESO al organizar la Gymkhana para sus compañeros más pequeños de 2º y 3º Primaria.

Disfrutaron tanto como los alumnos de 4º a 6º Primaria en el Karaoke, los de 1º y 2º ESO en su discoteca, y los mayores de 3º ESO a 2º Bachillerato, en el concierto nocturno de los grupos “Stolen Keys” (de profesores) y “Ático", que tocaron y cantaron con gran entusiasmo para ellos, subiendo muchos grados la temperatura festiva de este esfuerzo solidario.

El deporte ocupó la mañana del sábado 30, empezando con una sesión familiar de zumba, seguida de las competiciones deportivas entre equipos de alumnos, y la “Champions” virtual, campeonato en la “Play” con el “Fútbol FIFA”, en las pantallas de las clases. El cierre de oro lo puso, en el patio al final de la mañana, el partido entre las selecciones de “profes-padres” y de alumnos.

La música y el baile pusieron la nota artística en esta partitura solidaria del Yermo. El ensayo de la Orquesta de la Fundación “Música Maestro”, en la mañana, y los espectáculos de baile, en la tarde, de las alumnas, actuales y antiguas, y de las madres, este año con ritmos latinos, marcaron está segunda jornada.

Presente a lo largo de toda la semana estuvo el esfuerzo generoso de las familias impulsando el Mercadillo Solidario y la Tómbola, y su constante ayuda en muchos momentos.

El colofón fue la mañana en familia que disfrutamos juntos el domingo. Primero, con la celebración de la Eucaristía para agradecer al Padre Dios los dones presentes en nuestra vida y renovar nuestro compromiso de generosidad para compartirlos, cuidando de los que más lo necesitan como Él nos cuida. Y después, desafiando a la lluvia que también se hizo presente, con los aperitivos solidarios traídos por las familias, un buen plato de paella y suculentos postres dulces con el café. Completaron la oferta gastronómica los puestos de perritos calientes, pizas, bebidas y chuches, atendidos por grupos de alumnos a lo largo de todo el fin de semana, que ya son todo un clásico 

en esta fiesta que es la Semana Solidaria del Yermo.